La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Metodología

En la escuela infantil 'Els Sentits', seguimos una metodología basada en la Pedagogía Blanca, más concretamente basada en Montessori y Waldorf.

En la escuela tienen especial importancia los materiales y los entornos de trabajo.

Por un lado encontramos los materiales naturales que nos ofrece el entorno y por otro lado, materiales preparados para la adquisición

de habilidades en los diferentes ámbitos (sensorial, vida práctica, lenguaje, lógico-matemática y cultural).

El objetivo fundamental de nuestra pedagogía es que los niños se eduquen y aprendan en un entorno armonioso que les permita adquirir habilidades a todos los niveles, pero sobretodo la autonomía, las inteligencias, las habilidades sociales y el respeto por sí mismo, por los demás y por su entorno más próximo.

En Els Sentits, todos los ambientes están pensados y preparados para el completo desarrollo psico-social de los alumnos, en perfecta armonía con sus propias necesidades.

En las aulas, el ambiente está cuidadosamente preparado para potenciar al máximo el aprendizaje y la autonomía de los pequeños.

En los distintos espacios de la escuela, los niños encontrarán materiales a su entera disposición, los cuales podrán utilizar de la forma que deseen siempre respetando el material que se les expone y durante el tiempo que corresponda.

Los materiales siempre los podrán encontrar a mano. Es de vital importancia que los niños encuentren sus propias motivaciones en los diferentes ambientes, pudiendo cambiar de ambiente tantas veces como lo necesiten.

En cuanto al ambiente sensorial, los niños se encontrarán con cestas compuestas de materiales con diferentes texturas, colores, olores y aspecto, donde los niños podrán experimentar con ellos y así potenciar el desarrollo de los sentidos de forma lúdica y significativa. En cuanto al ambiente de vida práctica, los niños se encontrarán con materiales reales de la vida cotidiana, lo que contribuirá al aprendizaje a través del juego simbólico a la vez que aprende a relacionarse con los demás compañeros en un entorno totalmente fiel a la realidad en el que podrán realizar tareas domésticas, recrear situaciones cotidianas y comprender el mundo que les rodea, potenciando la inteligencia emocional, la empatía, el trabajo en equipo y la autonomía, entre otras.

Ocurre lo mismo en el ambiente del lenguaje, donde los niños podrán encontrar libros adaptados a su nivel madurativo, composiciones de letras, materiales que les permitan dibujar y controlar la motricidad fina previa a la escritura. En este ambiente la educadora o guía se encargará de potenciar el lenguaje a través de canciones, ritmos y composiciones.

De la misma manera se procederá a la experimentación en el ambiente lógico-matemático, donde se expondrán materiales preparados para la formación de series de formas geométricas, números, colores, ábacos, puzzles, etc.

En cuanto al ambiente cultural, los niños experimentarán con pictogramas y figuras de animales, mapas geográficos, instrumentos musicales, experimentos científicos con nuestra ayuda, talleres de idiomas, etc.

La educadora se encarga de mantener la armonía y servir de apoyo y seguridad a los niños cuando lo necesiten. Se trata de un método de trabajo totalmente individualizado, siempre respetando los ritmos evolutivos de cada niño. 

En cuanto a la zona de jardín, encontraremos diferentes ambientes para acercar a los niños al entorno natural.

Podrán trabajar en el huerto, recoger fruta, jugar libremente en el arenero o simplemente disfrutar y observar los fenómenos naturales.

En jardín servirá de entorno natural donde colocaremos nidos para los animales, donde estará ubicada una casita de madera donde guardaremos las herramientas del cuidado del huerto, donde podremos observar el proceso natural de los árboles frutales, regándolos y obteniendo la fruta en su temporada, etc.